Arrivederci = Hasta volvernos a ver | Personal

¿Puedo desvariar un rato?

Como muchos de uds. saben, con Rocío estamos viviendo actualmente en Temuco. El fin de semana pasado fui a ‘Mi Santiago Querido‘ para el matrimonio del último post, y cuando venía de vuelta leí esto con un nudo en la garganta…

“Todo hombre lleva una cuidad inscrita en el corazón; la de los recuerdos de la infancia, la que guarda en su seno una casa, una calle, con rumores de niños jugando, olores de comida recién hecha escapando por las chimeneas, el martilleo de la lluvia en los tejados, el calor del hogar en el invierno, el refugio del fuego exterior en los veranos; pregoneros mañaneros, parloteos de vecinas, riñas, canturreos y carcajadas. Una ciudad que en cada esquina, en cada plaza, guarda el misterio del pasado y el presente; en un aroma, en un sonido, en el sol de la tarde sobre una pared; en el raro espacio del tiempo detenido, capaz de evocar el recuerdo más dulce. Para cada uno, su ciudad reserva una atmósfera cálida y hospitalaria que no podrá hallar en ninguna otra parte del mundo; que cuando se está lejos sabe presentarse en los sueños, como llamando al retorno. Y, especialmente, cuando se está en el final de la vida, viene a recordarnos en qué lugar nos aguarda un pedacito de tierra acogedora para envolver amorosamente el descanso de los huesos. Una ciudad donde resucitar una mañana, en los albores del tiempo nuevo, para correr hasta su plaza y abrazar a los seres más queridos.”

El Mozárabe, Jesús Sánchez Adalid.

Bueno, ahora me tengo que ir porque… eh… me entró algo al ojo…

Godspeed,

D.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *