Strawberry Muffins

No sé por qué, pero muchos de mis mejores recuerdos de infancia terminan anclándose en Pipiripao eventualmente. Por lo menos como una especie de sonido de fondo.  Pero el protagonista en esta ocasión era el conjunto de aromas y sonidos provenientes de la cocina. El ruido de la batidora, el olor a limón. El queque partía en un yogurt, que tenía que ser Soprole y generalmente de damasco, a veces de frutilla. Luego, el mismo envase servía para medir el resto de los ingredientes: harina, aceite, azúcar… “Rayadura y jugo de 1 limón”. Eran 2 cuadernos que siempre me parecieron milenarios, aunque sabía que tenían alrededor de mi edad. Su ajada apariencia en realidad demostraban la entereza e incluso nobleza con la que habían realizado su tarea todos esos años. Cuadernos universitarios de tapa azul con líneas horizontales y espiral de alambre desnudo, que ya en esa época no se veía. Y a pesar de que la receta ya estaba en la memoria de mi mamá desde hace años, los cuadernos seguían allí, humildes códices del sabor.

La curiosidad a veces mata gatos y otras veces genera muffins y cupcakes.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *